Sobre NosotrosVaginismo y tratamientoCondiciones y TratamientosPara profesionalesBlog & NoticiasTiendaContáctenosBuscar

Sufrir en silencio con relaciones sexuales dolorosas.

Contáctenos:
Comparte esta página:

El cuerpo está hecho para tener relaciones sexuales y las mujeres deberían poder manejarlo bien. Aún así, ¿por qué tantas mujeres sufren en silencio durante coito doloroso, en lugar de hablar?

  • ¿Es este un rasgo inherente a las mujeres?
  • ¿Tiene la culpa el socio?
  • ¿Se debe culpar a la sociedad? ¿O cultura? ¿Religión?

Excluyendo una razón médica justificable, las causas están profundamente arraigadas en la psique de la mujer e incluyen

  1. La sensación de "no merezco nada mejor ..."
  2. La sensación de "Soy el único que está luchando, así que mejor me quedo callado ..."
  3. La tendencia inherente de las mujeres a complacer, a su costa;
  4. El miedo de "Mi pareja me dejará si hablo ... no quiero estar solo ..."
  5. Una declaración como “En mi cultura, las mujeres se someten, en silencio; hablar tendrá repercusiones negativas ... "
  6. Algunas religiones en las que se espera que las mujeres estén sujetas a los deseos sexuales del marido;
  7. ¡La incapacidad de la mujer para decir NO, para expresar sus preferencias!

Tal sufrimiento típicamente conducirá a un sentido cada vez más profundo de victimización, resentimiento, evitación, fricción en las relaciones y, a menudo, a desarrollar vaginismo. Después de todo, es contra la naturaleza humana volverse indefenso, desesperanzado, obligado.

Importante: ¡la vagina es la anfitriona del pene! Su dueña, la mujer, determina cuándo invitar al pene a entrar, cuánto tiempo puede permanecer y cuándo es el momento de irse. ¿Ha pensado alguna vez en eso en esos términos? 

Y, ¿se dio cuenta de que el empuje durante el coito es una acción física rápida y poderosa dentro de la vagina, que se siente fácilmente en toda la pelvis y el cuerpo de la mujer? Si bien es normal que lo experimente la mujer, se volverá traumático en condiciones adversas como se señaló anteriormente.

Animamos a todas las mujeres a hablar, a educarse, a dialogar con su pareja, a buscar ayuda profesional para acabar con su dolor y sufrimiento innecesarios.

Deje su comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *