Ya disponible:
Programas de tratamiento en línea para el vaginismo y el sexo doloroso

Vulvodinia: síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

Vulvodinia: síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento

La vulvodinia, también conocida como dolor vulvar crónico o disestesia vulvar, es una afección médica que afecta a innumerables mujeres, pero que a menudo permanece infradiagnosticada. Caracterizada por malestar o dolor persistente en el área vulvar sin una causa identificable, esta condición puede afectar significativamente la calidad de vida. 

Según un estudio publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, la vulvodinia es común pero rara vez se diagnostica [Reed et al., 2012]. El estudio reveló que alrededor del 8.3% de las mujeres encuestadas tenían síntomas de vulvodinia. Esto se traduce en aproximadamente 101,000 mujeres en el grupo objetivo del estudio. La tasa de vulvodinia no cambió mucho en las mujeres de hasta 70 años, pero sí disminuyó después de esa edad. Para las mujeres sexualmente activas, la tasa fue aproximadamente la misma en todos los grupos de edad. Lo preocupante es que de 208 mujeres que mostraron signos claros de vulvodinia, menos de la mitad habían buscado ayuda médica, y solo una pequeña fracción (solo el 1.4%) había sido diagnosticada formalmente [Reed et al., 2012].

Esta guía tiene como objetivo brindarle una comprensión integral de la vulvodinia, cubriendo sus síntomas, causas y las últimas opciones de tratamiento respaldadas por investigaciones.

Mujer con dolor que piensa en consultar con el proveedor del centro de salud para mujeres sobre los síntomas de vulvodinia y las opciones de tratamiento.

¿Qué es la vulvodinia?

La vulvodinia es una afección médica crónica que se manifiesta como dolor o malestar persistente en la vulva, el área genital femenina externa, independientemente de la penetración vaginal. A diferencia de otras afecciones que causan dolor vulvar, la vulvodinia se caracteriza por la ausencia de una causa clara e identificable, como una infección o una enfermedad de la piel. 

El dolor de la vulvodinia a menudo se describe como una sensación de ardor o escozor que dura tres meses o más, lo que lo convierte en un problema a largo plazo con implicaciones importantes para la calidad de vida, el bienestar emocional y la salud sexual de la mujer.

Síntomas de la vulvodinia

La vulvodinia se caracteriza por una variedad de síntomas que pueden afectar significativamente la calidad de vida de una mujer. Si bien los síntomas pueden variar en intensidad y duración, a menudo comparten características comunes:

  • Malestar o dolor vulvar persistente Es el síntoma característico de la vulvodinia. El dolor puede ser constante o intermitente y puede desencadenarse con el tacto o la presión, como durante las relaciones sexuales o al usar ropa ajustada.
  • Sensaciones de ardor o escozor: Muchas mujeres describen el dolor como una sensación de ardor o escozor que puede localizarse en un área de la vulva o extenderse por toda la región.
  • Picazón o aspereza: Algunas mujeres experimentan picazón o sensación de descamación, lo que puede ser particularmente angustiante y provocar más complicaciones si no se trata adecuadamente.
  • Dolor durante las relaciones sexuales: dispareunia o dolor durante las relaciones sexuales, es un síntoma común de la vulvodinia. Esto puede tener un costo emocional significativo, afectando las relaciones y el bienestar mental.
  • Dolor durante otras actividades: Sentarse durante períodos prolongados, hacer ejercicio o incluso caminar puede exacerbar los síntomas, limitando las actividades diarias y las opciones de estilo de vida.

Un estudio del Journal of Women's Health de 2016 demostró que, si bien muchas mujeres ven que sus síntomas de vulvodinia desaparecen, es posible que el alivio no dure. Aproximadamente la mitad de las mujeres cuyos síntomas desaparecieron experimentaron una reaparición de los síntomas dentro de 6 a 30 meses [Reed et al., 2016]. Esto resalta cómo la vulvodinia puede aparecer y desaparecer, por lo que es importante recibir un diagnóstico y tratamiento lo antes posible.

Causas de la vulvodinia

Descubrir las causas de la vulvodinia puede resultar complicado debido a que es una afección compleja que aún no se comprende completamente. Sin embargo, la investigación ha señalado algunos factores posibles:

Factores psicologicos

Los estudios muestran que el estrés y la depresión pueden estar relacionados con la vulvodinia. Un estudio de 2007 encontró que el tratamiento de estos problemas de salud mental también puede mejorar los síntomas de la vulvodinia [Tribó et al., 2007]. Otro estudio de 2014 sugiere que el estrés a largo plazo de la infancia podría estar relacionado con la vulvodinia en el futuro [Khandker et al., 2014].

Factores hormonales

Las hormonas desempeñan un papel importante en la regulación de las funciones corporales, incluidas las del sistema reproductivo. Los desequilibrios o cambios en los niveles hormonales, como durante la menopausia o el embarazo, podrían desencadenar o exacerbar los síntomas de la vulvodinia.

Factores genéticos

Algunas personas pueden tener una predisposición genética a la vulvodinia, lo que significa que es hereditaria. Si bien se están realizando investigaciones, los rasgos hereditarios podrían hacer que algunas mujeres sean más susceptibles a desarrollar la afección.

Problemas neuropáticos

Los problemas neuropáticos se refieren a problemas nerviosos que podrían deberse a una lesión u otras afecciones médicas. Los nervios dañados en el área vulvar podrían enviar señales de dolor, lo que contribuiría a la vulvodinia.

Infecciones vaginales pasadas

Un historial de infecciones vaginales, como candidiasis o infecciones bacterianas, podría provocar sensibilidades o reacciones a largo plazo en el área vulvar. Esta podría ser una causa potencial del dolor persistente asociado con la vulvodinia.

Inflamación

La inflamación se refiere a la respuesta natural del cuerpo a una lesión o infección, que puede provocar hinchazón e irritación. En el contexto de la vulvodinia, la inflamación en el área vulvar podría ser un factor que contribuya al dolor y al malestar experimentado.

Irritación por productos

La exposición a productos químicos o materiales agresivos, como jabones, lociones o incluso detergentes para ropa, puede irritar la piel sensible de la vulva. Esta irritación podría ser un factor que contribuya a los síntomas de vulvodinia.

Si bien no se comprenden completamente las causas exactas de la vulvodinia, estos son los factores más comúnmente considerados en su diagnóstico y tratamiento.

Tipos de vulvodinia

Comprender los diferentes tipos de vulvodinia es crucial tanto para el diagnóstico como para el tratamiento. La afección generalmente se clasifica en dos tipos principales, cada uno con su propio conjunto de características y subtipos potenciales:

  1. Vulvodinia localizada Se caracteriza por dolor confinado a un área específica de la vulva. La forma más común de vulvodinia localizada es la vestibulodinia, donde el dolor se concentra alrededor del vestíbulo, el área que rodea la abertura vaginal. Este tipo de dolor a menudo es provocado, es decir, ocurre en respuesta al tacto o la presión, como durante las relaciones sexuales, la inserción de un tampón o incluso al estar sentado durante períodos prolongados.
  2. Vulvodinia generalizada Afecta múltiples áreas de la vulva sin un desencadenante claro y consistente. El dolor puede ser constante o intermitente y ocurre espontáneamente sin provocación.

 

  • Vulvodinia generalizada no provocada Ocurre espontáneamente sin ningún desencadenante aparente como el tacto o la presión.
  • Vulvodinia generalizada provocada Ocurre en respuesta a actividades no sexuales que presionan la vulva, como sentarse o usar ropa ajustada.

 

Cada uno de estos tipos y subtipos se puede clasificar según la duración y el momento del dolor, que puede ser constante o intermitente. Comprender estos matices es importante para que los proveedores de atención médica diagnostiquen con precisión y desarrollen un plan de tratamiento eficaz adaptado a los síntomas y necesidades específicos del individuo.

Diagnóstico de vulvodinia

Diagnosticar la vulvodinia es un desafío, como lo destaca un estudio publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology en 2014. Este estudio tuvo como objetivo comparar la incidencia del dolor vulvar y el comportamiento de búsqueda de atención en dos áreas metropolitanas diferentes: Boston y Minneapolis/Saint Paul. en diferentes períodos. 

El estudio reveló que a los 40 años, alrededor del 7-8% de las mujeres tanto en Boston como en Minneapolis/Saint Paul habían experimentado dolor vulvar, un síntoma clave de la vulvodinia. A pesar de la naturaleza generalizada de este problema, muchas mujeres no buscaron ayuda médica: el 48 % en Minneapolis/Saint Paul y el 30 % en Boston. Incluso cuando buscaron ayuda, más de la mitad no obtuvieron un diagnóstico, a pesar de que tenían acceso a atención médica. Estos resultados resaltan los desafíos en el diagnóstico de la vulvodinia y sugieren la necesidad de mejores enfoques de atención médica [Harlow et al., 2014].

Estos son los pasos para diagnosticar la vulvodinia:

Consulta inicial

El primer paso para diagnosticar la vulvodinia suele implicar una consulta inicial con un proveedor de atención médica. Durante esta consulta se revisa el historial médico del paciente y se analiza en detalle cualquier síntoma.

Examen físico

Un examen físico sigue a la consulta inicial. El médico puede aplicar una ligera presión en varias partes de la vulva para identificar las áreas de dolor. El objetivo es descartar otras afecciones como infecciones o anomalías de la piel.

Pruebas de Diagnóstico

Las pruebas de diagnóstico pueden incluir hisopos y cultivos para descartar infecciones y biopsias para excluir afecciones de la piel. Estas pruebas son esenciales para confirmar el diagnóstico y descartar otras posibles causas.

Evaluación psicológica y sexual

Dado que la vulvodinia suele asociarse con factores psicológicos como el estrés y la depresión, se puede realizar una evaluación psicológica y sexual. Esto puede ayudar a comprender en qué medida estos factores contribuyen a la afección.

Referencias de especialistas

Dependiendo de los hallazgos de las pruebas y evaluaciones iniciales, se pueden realizar derivaciones a especialistas como dermatólogos, neurólogos o fisioterapeutas del suelo pélvico para exámenes y tratamientos adicionales.

Pruebas confirmatorias

Finalmente, se pueden realizar pruebas confirmatorias para solidificar el diagnóstico. Estos podrían incluir pruebas de imágenes adicionales o exámenes más especializados.

Opciones de tratamiento para la vulvodinia 

El tratamiento de la vulvodinia a menudo requiere un enfoque múltiple adaptado a los síntomas del individuo y las causas subyacentes. 

Éstos son algunos de los tratamientos más comunes:

Medicamentos

Se pueden recetar medicamentos para ayudar a controlar los síntomas de la vulvodinia. Estos pueden incluir anticonvulsivos para el dolor nervioso, antidepresivos para el dolor crónico y anestésicos tópicos para adormecer temporalmente el área afectada.

Fisioterapia

La fisioterapia del suelo pélvico puede resultar particularmente eficaz en el tratamiento de la vulvodinia. Se pueden usar dilatadores vaginales para reacondicionar la vagina para el acto sexual con penetración.

La apoyo psicological

A menudo se recomienda la terapia cognitivo-conductual (TCC) para abordar los factores emocionales o psicológicos que pueden contribuir a la vulvodinia. Este enfoque ayuda a los pacientes a comprender la relación entre sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, y cómo estos pueden afectar su afección.

Consejería Sexual

Los programas educativos y el asesoramiento pueden mejorar la función sexual y reducir el dolor al mejorar la comunicación y la comprensión entre las parejas. Este enfoque suele complementar otros métodos de tratamiento y proporciona una solución más holística para el tratamiento de la vulvodinia.

Intervenciones quirúrgicas

En casos extremos, se pueden considerar procedimientos quirúrgicos como la vestibulectomía. Esto implica la extirpación de la piel y el tejido afectados para aliviar el dolor. Sin embargo, la cirugía generalmente se considera un último recurso después de que se han agotado otras opciones de tratamiento.

Modificaciones de estilo de vida

A veces, simples cambios en el estilo de vida pueden aliviar los síntomas. Estas pueden incluir usar ropa interior de algodón, evitar irritantes como jabones perfumados y usar lubricantes a base de agua durante la actividad sexual.

Cuándo consultar a un proveedor de atención médica sobre la vulvodinia

Los casos específicos en los que se recomienda la consulta médica incluyen dolor persistente que continúa durante múltiples encuentros sexuales, dolor intenso o insoportable, dolor acompañado de otros síntomas inusuales como sangrado o secreción, o ciclos menstruales irregulares. Si experimenta síntomas persistentes o graves de vulvodinia, es importante consultar a un proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento personalizado. 

Las mujeres posmenopáusicas y que experimentan relaciones sexuales dolorosas también deben buscar una evaluación, ya que esto podría ser indicativo de desequilibrios hormonales u otras afecciones subyacentes. Si el dolor provoca problemas emocionales o psicológicos, como ansiedad o depresión, se recomienda encarecidamente el asesoramiento médico profesional. 

La intervención temprana a menudo conduce a un tratamiento más eficaz, así que no dude en buscar asesoramiento médico profesional si experimenta síntomas. No hay razón para aceptar el dolor sexual como inevitable ni para abstenerse de la intimidad sexual a causa del dolor.

¿Cómo saber si tienes vulvodinia?

Los síntomas de la vulvodinia incluyen dolor vulvar persistente, ardor o malestar. Si experimenta estos síntomas, consulte a un proveedor de atención médica para obtener un diagnóstico completo, que incluya un examen pélvico, una revisión de los síntomas y posiblemente pruebas adicionales.

¿A qué edad aparece la vulvodinia?

La vulvodinia puede afectar a mujeres de todas las edades, pero se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres en edad fértil. Sin embargo, las mujeres posmenopáusicas también corren riesgo debido a los cambios hormonales.

¿Cuál es la principal causa de la vulvodinia?

La causa principal de la vulvodinia no se comprende completamente, pero se cree que es una combinación de factores como inflamación, desequilibrios hormonales, lesión nerviosa y factores genéticos.

¿Qué se puede confundir con la vulvodinia?

Condiciones como candidiasis, vaginosis bacteriana y dermatitis de contacto pueden tener síntomas similares y pueden confundirse con vulvodinia. El diagnóstico preciso es crucial para un tratamiento eficaz.

¿La vulvodinia es causada por ansiedad?

Si bien la ansiedad no causa directamente la vulvodinia, los factores emocionales y psicológicos pueden exacerbar los síntomas. A menudo se recomienda la terapia cognitivo-conductual para abordar estos aspectos.

¿Qué empeora la vulvodinia?

Factores como los cambios hormonales, el estrés y ciertas elecciones de estilo de vida, como el uso de productos femeninos perfumados, pueden empeorar la vulvodinia.

¿Cómo se soluciona la vulvodinia?

La reparación de la vulvodinia a menudo implica un enfoque múltiple que puede incluir medicación, fisioterapia, apoyo psicológico, intervenciones quirúrgicas, modificaciones del estilo de vida y asesoramiento sexual. Consulte a un proveedor de atención médica para obtener un plan de tratamiento personalizado.

¿Cómo se calma un ataque de vulvodinia?

Calmar un brote de vulvodinia puede implicar el uso de medicamentos recetados, la aplicación de compresas frías y evitar irritantes como jabones perfumados. Consulte a su proveedor de atención médica para obtener asesoramiento personalizado.

¿Alguna vez desaparece la vulvodinia?

La vulvodinia a veces puede entrar en remisión, pero también puede ser una afección crónica. El tratamiento a menudo puede controlar los síntomas de manera efectiva, pero no se garantiza que la afección desaparezca permanentemente.

¿Cuál es el tiempo máximo que puede durar la vulvodinia?

La duración de la vulvodinia varía de persona a persona. Para algunos, puede durar unos meses; para otros, puede ser una enfermedad crónica que dura años.

¿Qué sucede si la vulvodinia no se trata?

Si no se trata, la vulvodinia puede provocar dolor crónico, disfunción sexual, vaginismoy angustia emocional o psicológica. El diagnóstico y el tratamiento tempranos son cruciales para un manejo eficaz.

Comuníquese con el Centro de Terapia para Mujeres para conocer las opciones de tratamiento de vulvodinia

Si experimenta síntomas de vulvodinia y busca orientación profesional, el Women's Therapy Center de Nueva York ofrece opciones de tratamiento especializadas adaptadas a sus necesidades. Con más de 30 años de especialización en la salud sexual de la mujer, nuestro equipo ofrece un profundo conocimiento y experiencia. 

Por qué elegir el centro de terapia para mujeres?

  • Especialidad: El centro se especializa en la salud sexual de la mujer desde hace más de 30 años, ofreciendo un profundo conocimiento y experiencia.
  • Planes de tratamiento personalizados: Después de un diagnóstico exhaustivo, se desarrolla un plan de tratamiento personalizado para abordar sus síntomas específicos y sus causas subyacentes.
  • Enfoque multidisciplinario: El centro emplea una variedad de profesionales de la salud para brindar atención integral.

Como contactar

  • Teléfono: Puede comunicarse con el Centro de Terapia para Mujeres por teléfono para programar una consulta inicial.
  • Formulario en linea: Un formulario de contacto en línea está disponible en su sitio web para facilitar la programación de citas.

No permita que las relaciones sexuales dolorosas afecten su calidad de vida. Comuníquese con el Women's Therapy Center para obtener un diagnóstico experto y opciones de tratamiento. 

Índice del contenido

Suscríbete a nuestro blog

carga
Reciba actualizaciones del blog del Women's Therapy Center en su bandeja de entrada.