Ya disponible:
Programas de tratamiento en línea para el vaginismo y el sexo doloroso
Comprender y superar el vaginismo secundario

Comprender y superar el vaginismo secundario

El vaginismo es una condición que afecta a muchas mujeres y puede tener un impacto significativo en su salud y bienestar sexual. 

El vaginismo primario se refiere a la condición siempre presente cuando se intenta la penetración vaginal, mientras que el vaginismo secundario se refiere a su aparición después de poder tener penetraciones sin dolor en el pasado. 

Este blog tiene como objetivo romper el silencio y brindar una comprensión integral del vaginismo secundario, sus causas, síntomas y, lo que es más importante, sus opciones de tratamiento. Al final de esta publicación, los lectores comprenderán mejor esta afección y se sentirán empoderados para tomar el control de su salud sexual y genital.

¿Qué es el vaginismo secundario?

El vaginismo secundario puede desarrollarse por muchas razones, como cirugía, parto, infección dolorosa (urinaria, vaginal, etc.), sequedad vaginal extrema, menopausia, tratamiento del cáncer, angustia emocional, problemas de pareja, síndrome de Sjogren y, aunque menos común, trauma sexual. 

A pesar de ser tan común, el vaginismo secundario sigue siendo un tema difícil y vergonzoso del que hablar, ya que las mujeres a menudo creen que son las 'únicas' que sufren porque su vagina de repente les está fallando. 

Si esto le habla, comprenda que no está sola y que hay opciones de tratamiento efectivas disponibles y que la vagina puede volver a la vida de una buena manera. sigue leyendo

Nuestra experiencia con el vaginismo secundario

Vemos y tratamos a mujeres con vaginismo secundario con regularidad, y cada una se sorprende al saber que es una condición tan común a pesar de la ignorancia y la actitud de silencio que la rodea. Lea nuestro información detallada aquí.

Uno de nuestros pacientes, una mujer menopáusica de unos 60 años, había renunciado a la intimidad sexual varios años antes debido al dolor que experimentaba durante el coito. Después de realizar una búsqueda de soluciones en Internet, encontró el camino a nuestra clínica. Durante su tratamiento, hizo grandes progresos y pudo reanudar la actividad sexual sin dolor.

El último paso de su tratamiento consistió en simular un examen ginecológico, lo que también se convirtió en una fuente de dolor y malestar para ella. Sin embargo, esta vez fue suave y fácil, trayendo recuerdos de los "buenos viejos tiempos" antes de la menopausia.

Otra paciente típica perdió la capacidad de usar su vagina después de ser diagnosticada con cáncer de mama y recibir quimioterapia oral, lo que la llevó a la menopausia instantánea. Su vagina se volvió seca, menos elástica, más susceptible a la irritación por rozaduras y dolorosa a la penetración (relaciones sexuales y examen vaginal). ¿Cómo se las arregló esta mujer? Renunció a cualquier esperanza de volver a usar su vagina. Tan triste, ¿no?

Otro caso de vaginismo secundario: él 'le dio' herpes oral en los genitales durante las relaciones sexuales con el resultado de un intenso dolor penetrante, que desencadenó su ansiedad subyacente, enviándola a una espiral de vaginismo secundario de cuerpo y mente. 

Y otro caso más, una nueva madre después de un parto vaginal con reparación de sutura, que tuvo miedo de romper la episiotomía y lesionarse la vagina al reanudar las relaciones sexuales después del período de recuperación posparto inmediato.   

Y estos son solo cuatro ejemplos de cómo surge el vaginismo secundario y por qué es común...

Prevalencia de Vaginismo Secundario

El vaginismo secundario es una condición común debido a sus muchas causas potenciales, siendo las más comunes la ansiedad genital, la menopausia o el tratamiento del cáncer. 

Es importante tener en cuenta que el vaginismo secundario puede ocurrir a cualquier edad y afectar profundamente la salud y el bienestar sexual de una mujer. La condición puede causar una angustia significativa y afectar la autoestima, las relaciones y la calidad de vida en general de una mujer.

A pesar de su prevalencia, el tratamiento del vaginismo secundario sigue siendo poco conocido y, a menudo, se descarta el sufrimiento de la mujer. Esto destaca la necesidad de una mayor conciencia sobre la prevalencia de esta afección, así como un mejor acceso a opciones de tratamiento eficaces.

Causas del vaginismo secundario

Como se describió anteriormente, el vaginismo secundario tiene muchas causas, ya sean mecánicas, médicas, hormonales, ambientales, psicológicas o dependientes de la relación. Si bien la causa exacta variará de mujer a mujer, varios factores comunes pueden jugar un papel: una vagina que perdió su capacidad de tener un uso sin dolor y/o una ansiedad subyacente que se instaló en la vagina.

La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, el vaginismo secundario es reversible con el tratamiento adecuado y personalizado, y que no hay razón para que la mujer que lo sufre renuncie a su vida sexual y genital.

Síntomas del vaginismo secundario

Los síntomas del vaginismo secundario dependerán de la causa pero existen varios denominadores comunes universales: 

Dolor durante el coito

Uno de los síntomas más comunes del vaginismo secundario es el dolor durante las relaciones sexuales. Esto se debe a sequedad vaginal, falta de elasticidad vaginal, cicatriz quirúrgica dolorosa o espasmos musculares en la entrada vaginal. El dolor puede variar de una molestia leve a una molestia grave y puede hacer que la actividad sexual sea una fuente de miedo y ansiedad.

Dificultad con la penetración vaginal

Además del coito, las mujeres pueden tener problemas con otras penetraciones vaginales, es decir, tampones, espéculo para examen ginecológico y sonda utilizada para la ecografía vaginal. La gravedad variará de leve a imposible, dependiendo de la estrechez y flexibilidad de la vagina y la presencia de ansiedad asociada.

Angustia emocional / resignación emocional

¿Quién quiere sentir dolor? ¿Quién quiere asociar la diversión sexual con el dolor y la negatividad? ¿Por qué sentir que 'mi vagina no es mía'? ¿Qué le digo al compañero? ¿Cómo supero el miedo a usar mi vagina? ¿Qué está mal conmigo? ¿Debería rendirme y resignarme a vivir así? Estos son solo algunos de los escenarios comunes con los que luchan las mujeres con vaginismo secundario. ¿Lejos de sentirse adecuado y seguro de sí mismo, diría usted?

Diagnóstico y Tratamiento del Vaginismo Secundario

El diagnóstico de vaginismo secundario implica una evaluación integral por parte de un proveedor de atención médica calificado. Esto puede incluir un examen físico, historial médico y una discusión de los síntomas y preocupaciones. En algunos casos, pueden ser necesarias pruebas adicionales para determinar la causa subyacente de la afección.

Una vez que se ha hecho un diagnóstico, el siguiente paso es desarrollar un plan de tratamiento efectivo. Hay varias opciones de tratamiento disponibles para el vaginismo secundario, que incluyen:

Intervención medica

Esto tendrá como objetivo abordar las causas médicas del vaginismo, incluida la farmacología, el reemplazo hormonal/estrógeno, los antibióticos, las aplicaciones medicinales tópicas, la intervención quirúrgica, etc.

Intervenciones Terapéuticas

Los enfoques terapéuticos, cuando corresponda, incluirán rehabilitación del suelo pélvico, asesoramiento y terapia de salud mental, farmacología para el control de la ansiedad, lubricantes vaginales, dilatadores vaginales para restaurar la elasticidad y flexibilidad, modificaciones en el estilo de vida, etc.

Intervención sexual

Esto incluirá, en su caso, asesoramiento sexual, terapia sexual, educación sexual, diferentes posiciones sexuales y sus beneficios, ayudas para el confort vaginal (lubricación, etc.), y todo lo que requiera el caso. 

Tratamiento del vaginismo secundario en el Centro de terapia para mujeres

Entendemos el impacto que el vaginismo secundario puede tener en las mujeres que sufren de vaginismo secundario. Es por eso que estamos comprometidos a brindar opciones de tratamiento para ayudar a las mujeres a superar el vaginismo secundario y recuperar su salud y bienestar sexual.

Tenemos diferentes planes de viaje de tratamiento a considerar: mira este breve video.

Tratamiento Integral y Personalizado de Vaginismo Secundario

Nuestro enfoque para tratar el vaginismo secundario es integral y personalizado, teniendo en cuenta las necesidades y preocupaciones de cada mujer. Trabajamos con usted para desarrollar un plan de tratamiento que aborde las causas subyacentes de la afección y proporcione alivio de los síntomas físicos y emocionales.

Educación y apoyo para el vaginismo secundario

En el Centro de Terapia de la Mujer, no nos detenemos en la categoría de 'síntomas', sino que ampliamos nuestra intervención para ofrecer también una gama de servicios de apoyo para abordar a la mujer como un 'todo'. 

Lidiando con el Vaginismo Secundario

Vivir con esta afección puede ser difícil y es importante recordar que existen opciones de tratamiento eficaces y estrategias para sobrellevar los síntomas y mejorar la calidad de vida.

Educación

La educación y la concientización se encuentran entre las estrategias más importantes para hacer frente al vaginismo secundario. Al aprender más sobre la afección y las opciones de tratamiento disponibles, las mujeres pueden abordar la causa y recuperar su salud emocional y sexual.

Comunicarse con su pareja sobre el vaginismo secundario

El vaginismo secundario puede afectar la salud sexual y las relaciones íntimas de una mujer, lo que hace que la comunicación efectiva con su pareja sea crucial. Para mejorar su relación y manejar la condición, es importante:

  • Sea honesto y abierto acerca de sus sentimientos y preocupaciones.
  • Crear un entorno seguro y de apoyo para la comunicación.
  • Centrarse en soluciones y formas alternativas de intimidad.
  • ¡Nadie debe ser culpado ya que la mujer no pidió esto!

Buscando el apoyo de amigos y familiares

Tener un sistema de apoyo sólido siempre es útil para manejar las fallas en la vida. Aunque el vaginismo secundario puede parecer demasiado privado para discutirlo, confíe en que las mujeres siempre podrán relacionarse con su lucha, ya sea que lo hagan también, ¡y puede que se sorprenda al descubrir que ellas también han estado luchando con lo mismo! Hacer equipo es de gran valor.   

Hablar con un terapeuta

La terapia y el asesoramiento también pueden ser efectivos para ayudar a las mujeres a sobrellevar el vaginismo secundario. Estos enfoques pueden ayudar a las mujeres a abordar los factores emocionales y psicológicos que contribuyen a la afección y a aliviar los síntomas físicos y emocionales.

Participar en el autocuidado y la gestión del estilo de vida

Participar en el cuidado personal es vital para mantenerse en la forma más positiva posible. Agregue mejoras en su estilo de vida y su espíritu puede elevarse mucho a pesar del vaginismo secundario, brindándole fortaleza emocional para abordar el tratamiento necesario y encontrar una cura. En realidad, estos son componentes importantes que deben incluirse en la vida de todos en todo momento:

  • Mantener el ejercicio y la actividad física.
  • Practica la meditación y el mindfulness
  • Pruebe la aromaterapia para reducir el estrés
  • Terapia de Masajes;
  • Técnicas de relajación

En resumen

Ocurre vaginismo secundario. No lo pediste pero no te sientas condenado y condenado. Buscar consejos y soluciones. Hable de ello sin vergüenza. No se trata solo de sexo, sino de vida.

Contáctenos programar una cita.

Sobre el Autor

especialista en vaginismo Dra. Ditza Katz miembro del equipo del Centro de Terapia de la Mujer

    Publicar un comentario

    Índice del contenido